El BLOG DE REBOOT | 11 de febrero de 2021

Haciendo sitio para el otro

un entendimiento (parte II)

por Bart Patton

“¿Puedo invitar a mis amigos a ir con nosotros?”

Esta pregunta era la pregunta más apremiante que un joven me preguntó antes de cualquier viaje o evento—no a dónde íbamos, lo que estábamos haciendo, o cuánto tiempo nos habríamos ido. A lo largo de casi dos décadas como ministro de juventud, respondí a la pregunta afirmativamente—y sin mucha pausa. Creía que abrir nuestros viajes a amigos de fuera de la iglesia y el grupo de jóvenes era una práctica de hospitalidad ipso facto.

Entonces como padre, experimenté a mi propio hijo presionado afuera en su primer retiro del ministerio de jóvenes. Él estaba allí bajo la misma bandera que yo había volado durante años de liderazgo del ministerio de los jóvenes—para hacer amigos y conexiones con otros jóvenes en la iglesia. Muy parecido al asiento detrás sin espacio de Priscilla, no había espacio para nuevos amigos en el evento que alardeó tal propósito (“ven y conoce a otros jóvenes en el ministerio de jóvenes”). Todos los demás habían traído a sus amigos con ellos. Años de “perderlo” brilló frente a mí. En nombre de la hospitalidad, yo había ayudado involuntariamente en la alienación de los jóvenes que buscaban la bienvenida, la conexión y la amistad de un ministerio juvenil.

Tan a menudo como oía de un joven, oía el “¿Puede venir el amigo de mi hijo?” de los padres. Típicamente iba acompañado de este tipo de justificación. “Mi hijo/hija no conoce a nadie que vaya.” La practica de llenar nuestras listas de viajes con estos extraños-amigos se subvirtió como una especie de consuelo envuelto en ideas evangelisticas vacías, como “todos son bienvenidos” o un “ministerio juvenil inclusivo.” Lo que realmente significaba, sin embargo, era que los jóvenes de la iglesia solo venían de viaje si sus amigos de fuera de la iglesia se unieron a ellos—que actuó para alienar aún más a los jóvenes desde dentro de la iglesia y aquellos que no habían venido por invitación personal. El ministerio de jóvenes estaba siento aprovechado para reforzar las barreras social existentes.

Después de un tiempo de observar que esta apertura era ineficaz para fomentar la asistencia regular y conexiones más profundas, cambié mi estrategia para enfatizar la importancia de que tengamos cierta familiaridad con los jóvenes que van en nuestros viajes. No había oración para orar, no hay promesa de firmar, no hay cuotas de membresía, no hay convenio para iniciar—simplemente una simple pída sea la asistencia a un evento del ministerio de la juventud seis veces durante el semestre anterior a un viaje. Las opciones incluían varios eventos cada semana, como la Escuela Dominical, las reuniones de grupos de jóvenes del domingo por la noche, los estudios bíblicos de mitad de semana, los grupos pequeños o los devocionales del desayuno. No fue una pída que llevara mucho tiempo.

Junto con el deseo de profundizar las relaciones y los compromisos de fe, esta estrategia se centró en la seguridad y los conocimientos prácticos que serían útiles si alguna vez lejos de casa con un joven—arreglos de custodia, peculiaridades, alegrías, intereses románticos y preferencias personales. En ese momento, yo era padre, y no podía imaginar a ningún padre enviando a su hijo en un viaje con un grupo de adultos con los que no conocían a o con los que no tenían ninguna conexión.

¿La respuesta a esta estrategia? Hubo tremenda resistencia de los padres de jóvenes y los jóvenes. Los horarios ocupados a menudo se ofrecían como una justificación, sin embargo, eso era extraño dado que los jóvenes de la iglesia y sus “amigos” no podían asistir a eventos con requisitos mínimos de tiempo—pero todos estaban en un viaje de una semana de misión. Lo que llegué a entender es que su respuesta demostró una falta de interés en construir relaciones dentro del ministerio de jóvenes. En mi ingenuidad, había asumido que los jóvenes traían a sus amigos para presentarles a sus amigos del ministerio de jóvenes “bienvenidos.” En cambio, había poca fruta para mostrar en el cambio de relaciones genuinas que se forman en nuestro ministerio de jóvenes—un testimonio en sí mismo.

Yo había comprado el siguiente reclamo del modelo del ministerio de jóvenes de la atracción:“Si sus van y se divierten, entonces querrán venir a la iglesia.” Con ese fin, los defensores de este modelo fomentan el uso de los viajes del ministerio de jóvenes como un alcance evangelístico. A lo largo de los años, sin embargo, esa no ha sido mi experiencia. Los jóvenes que llevaban a sus amigos “fuera” en los viajes nunca fueron realmente evangelísticosTampoco era una práctica de philoxenia (hospitalidad). Honestamente, a menudo era el obstáculo para tales esfuerzos.

En retrospectiva, a lo largo de veintidós años de ministerio de jóvenes en tres estados, puedo contar con una mano el numero de veces que invitar a amigos “fuera” trabajados evangelizadoramente. Puede suceder pero rara vez a suceder accidentalmente.Y como aprendí de mi propio juicio y error, no sucederá únicamente debido a cambios en las políticas o reglas de asistencia. Lo que destaca en estas “historias de éxito” es esta verdad significativa: Fue el ambiente de relaciones sólidas en el ministerio de jóvenes lo que permitió desarrollar amistades intencionales y significativas que a su vez fomentaron el desarrollo de la fe.

No estoy sugiriendo que los líderes de los ministerios de jóvenes se nieguen rotundamente a permitir que amigos de jóvenes se unan a viajes y eventos. En cambio, mi súplica es que pensemos bien– estratégicamente – sobre cómo funciona esto realmente y cómo informa la cultura que queremos cultivar.

¿Qué pasaría si los jóvenes invitaran a sus amigos a experimentar la cultura de la hospitalidad y la amistad que ya han descubierto en la iglesia?