El BLOG DE REBOOT | 10 diciembre de 2020

Construir un grupo de jóvenes con jóvenes de “lista B”

por The Reboot Grant Team

“Ninguno de los jóvenes de “lista A” pueden venir en el retiro en el fin de septiembre. Podemos encontrar algunos de nuestros jóvenes de “lista B,” están libres ese fin de semana, pero preferiríamos no” explicó el pastor superior. La declaración salió para justificar por qué su iglesia no tendría ningún representante juvenil en el evento de capacitación en el otoño para el ministerio de jóvenes para la congregación entera. El pastor después culpó la supremacía de la cultura de fútbol americana de “viernes luces de la noche” su cuidad sede del condado. “El fútbol americana reina aquí desde agosto hasta noviembre.”

Hemos escuchado docenas de estés tipos de expresiones en un año de trabajo con Reboot – más recientemente de un pastor de una grande iglesia suburbana quien diagnosticó sus problemas de asistencia de jóvenes con esta declaración desdeñosa: “Es un puñado de bichos raros.” El pastor continuó, “Necesitamos algunas influencias— algunos quarterbacks y animadores—para atraer realmente a la gente y hacer crecer este ministerio.”

Es difícil saber por dónde empezar ponerse manos a la obra en la cascada de cuestiones relativas con un ministerio que clasificar los jóvenes en “lista A” y “lista B”—bichos raros y quarterbacks. Pero siempre es una buena idea para comenzar con lo que podemos aprender de Jesús. De hecho, tenía mucho que decir sobre tal sentimiento. Hay una multitud de enseñanzas y parábola para elegir, pero por ahora, vamos a considerar estos tres textos:

  • Jesús escogió el texto de Isaías 61 para su primer—¡y último! —sermón en la sinagoga de su cuidad natal de Nazaret. El texto que ensenó explica que fue ungido para traer buenas noticias a los pobres, la liberación a los cautivos y la liberación a los oprimidos. No gente de la “lista A,” sin duda (Lucas 4:16-30)

  • Jesús enseñó sus discípulos a no invitar a las influencias a cenar (Lucas 14:12-14)

  • Jesús siguió inmediatamente en esa versícula con la parábola de la Gran Cena. En su libro, Short Stories by Jesus: The Enigmatic Parables of a Controversial Rabbi, Amy-Jill Levine nos recuerda que “Jesús contó parábolas porque sirven como claves que pueden desvelar los misterios que enfrentamos ayudándonos a hacer las preguntas correctas: cómo vivir en comunidad; cómo determinar lo que en última instancia importa; cómo vivir la vida que Dios quiere que vivamos…Hoy son recordados no sólo porque están en el canon cristiano, sino porque siguen provocando, desafiando e inspirando” (pág. 275). En esta parábola, el primer conjunto de invitaciones fue a la gente de la “lista A,” pero se negaron. Tenían bienes, posesiones y compromisos familiares que los mantenían ocupados, o al menos proporcionar una excusa ocupada. Jesús no lo dejó ahí. Las invitaciones fueron a diferentes personas, para nuestros propósitos—gente de “lista B” – no sólo una vez, sino el doble de los pobres, los lisiados, los ciegos y los cojos fueron invitados. Llenaron todos los ajustes de la mesa, y comenzó la cena (Lucas 14:15-24)

Consideremos la parábola de Jesús a la luz de el comentario de pastor sobre los jóvenes “lista A” y “lista B.” Dado todo lo que oímos acerca de lo ocupado que está la “lista A” los niños con extracurriculares – deportes, música, equipo de animar, drama, preparación universitaria -- ¿por qué las invitaciones ante todo a ellos como lo hizo el pastor en el escenario de apertura? ¿Por qué el hiperfocus en ellos? ¿Qué tiempo libre tienen para ser discípulos, pasar tiempo cultivando una fe más profunda, ser voluntarios en la iglesia, o en un comedor, o venir a grupos de jóvenes los miércoles por la noche? Ya tiene horarios completos de fin de semana y de noche y un montón de oportunidades de liderazgo.

En cambio, vamos a apoyarnos en la parábola de Jesús e invitar a los jóvenes que aún no han sido invitados, o que han sido pasados por alto, en lugar de tocar una y otra vez a los llamados “influencias” a construir el grupo de jóvenes. Mire a los jóvenes que se quedan en casa los “viernes luces de la noche” porque no hay nada más sucediendo para que se unan. Pueden muy bien ser los que llenarán los lugares vacíos en el banquete.